ESCUELA DE INGLÉS

 

PREMIOS

EXTRAORDINARIOS

2017-2018

 



 

El colegio es un espacio de crecimiento, de encuentro, de aprendizaje, de descubrimiento personal, de conocimiento de los otros y del mundo. El colegio es un lugar privilegiado para aprender a convivir.
Hoy se vincula mucho las actitudes de “acoso”, “violencia”,”fracaso escolar” a la realidad escolar. Pero los que creemos en la enseñanza, sabemos que lo nuestro es trabajar por la “motivación”, por la “comunicación” y por empeñarnos en proyectos que ayuden a aprender, para que los alumnos maduren en un ambiente de sana convivencia. Y nosotros los mayores, como parte de la comunidad educativa ( titularidad, equipo directivo, profesores, departamento de orientación y padres) tendremos que ir ejerciendo nuestra misión de ser aprendices, ejecutores y maestros, asumiendo los desafíos que nos rodean, con una gran dosis de respeto, de diálogo y de sana convivencia.
La familia y el colegio tienen mucho que decirse para llevar conjuntamente la tarea educativa. Que los padres se impliquen en la vida del colegio es algo más que firmar el boletín de notas, y pagar las cuotas de la Asociación de Padres. Sin la familia, el colegio no será jamás una verdadera comunidad educativa, por mucho que lo pongamos en el Ideario y en el Proyecto Educativo. Los valores de la vida familiar ( la relación entre la pareja, la relación con los hijos, el proyecto de vida familiar, su participación en la actividad escolar...) ayudarán a realizar las acciones educativas. La familia y el colegio no son mundos distintos sino que los dos han de colaborar en el crecimiento de las personas. Por ello todos los pasos que demos en este sentido harán bien a todos.
Es de agradecer todo el esfuerzo que desde todos los ámbitos de la comunidad educativa se están llevando a cabo: la formación de los profesores por mejorar la calidad pedagógica; y la integración de las familias al centro educativo como se constata en la participación de muchos padres, y en las acciones que la Asociación de Padres está promoviendo.
Tendremos que ir buscando un estilo de vida desde la creatividad, la acogida, y el respeto, cuidando los espacios de aprendizaje, de encuentro, de diálogo y celebración que nos lleven a una calidad educativa. Si los profesores, los padres, y el personal no docente nos empeñamos, las aulas, los recreos, los pasillos y el comedor serán lugares de convivencia y de educación, que favorecerán el desarrollo personal de los alumnos.
Que pongamos pocos objetivos, pero buenos y evaluables, y a trabajar por una educación en valores humanos y cristianos. Y que cuidemos al máximo las relaciones entre profesores y alumnos, las relaciones entre los alumnos y las relaciones con las familias.
Además tenemos la suerte de que el año pasado, con motivo del V Encuentro Mundial de la Familia celebrado en Valencia, la Familia se nos ha puesto en primer plano.

Nuestro colegio “Francisco Llopis”, es un Colegio Diocesano, cuya titulariad la ostenta el Arzobispado de Valencia a través de la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora.
Con el deseo de dar una enseñanza católica, por los años 40 nacen los primeros colegios diocesanos en las barriadas de Valencia más desfavorecidas gracias al empuje de un buen número de sacerdotes. Después se fueron creando los restantes en nuestra diócesis por párrocos o por cumplimiento de la voluntad de los fundadores.
En nuestro caso se funden dos realidades: la titularidad que le vino a la Parroquia por parte de la Hermandad de Labradores (Antigua Cámara Agraria) y por la Testamentaria de D. Francisco Llopis, en un claro interés por garantizar la educación católica en la ciudad. Tenemos un colegio, pues, de iniciativa social para ofrecer a los padres la posibilidad de optar por un tipo de educación de acuerdo a sus convicciones.

En la actualidad Tenemos Educación Infantil 1º y 2º ciclo, Educación Primaria, Educación Secundaria (E.S.O.), y Bachillerato desde el curso 2007-2008.

La actividad docente que se realiza en el Colegio es una actividad propia de parroquia con la colaboración de la Fundación “Francisco Llopis”, siendo la Parroquia la responsable de la actividad que se desarrolla en el Colegio, bajo la supervisión y apoyo del Arzobispado de Valencia.
Nuestro colegio está concertado a partir de infantil 3 años. Existe un reconocimiento explícito por parte de la Administración de que todos los Colegios diocesanos son de iniciativa social, reconociendo así el derecho de los padres a que tipo de educación quieren para sus hijos, amparado por la Constitución Española.
Consciente el Arzobispado de la importancia de la Educación Católica, y del elevado número de Colegios Diocesanos, se creó dentro de la comisión de Enseñanza la “Fundación San Vicente Mártir”, dedicada al servicio de los Colegios, para unificar criterios y canalizar ayudas. Al servicio de los Colegios Diocesanos ofrece: gestiones laborales, asuntos jurídicos, ayudas de formación y de funcionamiento de los Centros etc. Los conciertos de todos los Colegios Diocesanos con la Administración Educativa, los lleva conjuntamente el Arzobispado.

 

Titular del Centro.